Si educamos a los niños, no tendremos que rescatar a los borrachos

24/03/2008 23:57

   

Medellín, una ciudad con un alto índice de accidentalidad y sin educación, donde el alcohol y sus consumidores son causantes de una problemática social que parece no tener final.

 

 

En Medellín, la irresponsabilidad de algunos conductores que manejan bajo los efectos del alcohol, particularmente los fines de semana, ocasionan un gran número de muertes y lesiones, convirtiéndola en una de las ciudades con mayor índice de accidentes de tránsito del país.

 

En el documento, accidentalidad vial, otra forma de violencia, de la revista Observar Nº 11 se afirma que “Medellín es la única ciudad del país cuyas tasas son sistemáticamente peores que las del total nacional. Un pequeño alivio está en que la ciudad no ocupa el deshonroso primer lugar en los principales indicadores”.

 

En concordancia con lo anterior, “Los accidentes de tránsito son una expresión de la violencia física, además de un síntoma de cómo son la cultura ciudadana, el respeto a las normas y la valoración de la vida propia y de la vida de los demás en un país o una ciudad”, según el mismo documento.

 

 

Conducir, una actividad de peligro

 

Juan Carlos Negret, en el libro “Accidente automoviliario”, analiza las condiciones sicosomáticas del conductor, y expone que “conducir un vehículo automotor es una forma compleja y elaborada de desempeño sicomotor, que requiere el uso de una serie de mecanismos neurosicológicos altamente desarrollados. Para cumplir en ópticas condiciones la conducción, el individuo necesita de agudeza y discriminación en sus percepciones, eficiencia en su juicio, rapidez y certeza en sus reacciones y la capacidad de mantener una atención adecuada en todo tiempo”.

 

Es así como “Las personas en estado de embriaguez no reconocen, ellos creen que tienen el dominio de ellos mismos, que se sienten bien, que ellos controlan, pero no se dan cuenta que una copa de alcohol disminuye la capacidad de reacción”, asegura Maria Eugenia Valencia Rodríguez, Psicóloga, universidad de Antioquia.

 

Prudencia a la hora de conducir

 

En consecuencia con lo anterior, teniendo en cuenta que los accidentes de tránsito en Medellín con embriaguez cada día van en aumento, un artículo de Metro seguridad, de la Alcaldía de Medellín afirma que “para la seguridad, el manejo y la conducción de vehículos es de relevante importancia garantizar un correcto desplazamiento para preservación de las personas y bienes que en ellos se encuentren; para ello es necesario que el conductor cuente con la adecuada capacitación en conducción defensiva, técnicas y tácticas de seguridad”.

 

Luis Hernando Gómez, sociólogo de la Universidad de Antioquia, plantea que en la ciudad de Medellín “quienes están usando los carros, no tienen una concientización sobre lo que significa la responsabilidad que tienen al estar dentro de un auto y de la responsabilidad que tienen con aquellos otros que tienen carro y con aquellos que están en desventaja que son los que andan por la calle (peatones)”.

 

Además, cree que “cuando un semáforo pasa de rojo a verde, pasando por el amarillo, la gente en ves de detener el carro, lo acelera, eso es una expresión de hábitos culturales”.

 

 

Campañas

 

En busca de civilidad, además de querer disminuir el alto índice de accidentalidad con embriaguez en Medellín “Se han hecho campañas en los colegios, en las universidades, en las empresas, sobre todo en las empresas de servicio público, y todos los días se incrementa las infracciones por embriaguez”, ratifica la abogada Gloria Zapata, Inspectora de apoyo al sistema penal acusatorio del tránsito de Caribe.

 

Del mismo modo, y con el fin de concientizar a la ciudadanía sobre el grave problema de la accidentalidad ocasionada por quienes conducen embriagados, la Secretaría de Tránsito de Medellín viene apoyando localmente las distintas etapas de la campaña en este sentido y que con la frase “Entregue las llaves” intenta persuadir a los conductores para que no manejen si van a tomar, iniciando con la estrategia de “El conductor elegido”.

 

Simultáneamente se inició la divulgación de la campaña "La tengo viva" y "Si va a tomar entregue las llaves, siempre habrá un amigo que las recibirá", la cual se prolongó durante todo el año 1999.

 

En el 2000 el mensaje utilizado dentro de la campaña para prevenir los accidentes ocasionados por el consumo de alcohol "Hazlo por conveniencia, si vas a manejar no tomes, por ningún motivo" estuvieron complementados por pasacalles, el desplazamiento por la ciudad de grúas llevando vehículos accidentados y controles de alcoholemia.

 

"Respeta las normas tu familia te quiere", estuvieron respaldadas por cursos de capacitación, controles en la vía y la utilización de paneles en pasacalles informativos y en murales.

 

La psicóloga Maria Eugenia Valencia piensa que “las campañas se hacen porque lo evidente es que las personas tienden a causar daño o a causarse daño así mismos. Hay algo que impide que los mensajes lleguen del todo”.

 

Operativos de control

 

Según informes del Fondo de prevención vial nacional, “con el lema institucional “Lo detendremos a tiempo”, la Secretaria de Tránsito Municipal puso en marcha en 1997, un dispositivo de control durante los fines de semana con el fin de inmovilizar los vehículos conducidos por personas en estado de embriaguez.

Esta labor permitió una disminución sensible en el número diario de los infractores con resultados positivos en la alcoholemia y contó con el apoyo del Fondo con la donación de alcoholímetros y boquillas y de material publicitario (camisetas, volantes) para ser entregado a los usuarios”.

 

Estos datos muestran que en la ciudad diferentes entidades buscan implementar mecanismos de prevención y educación, para lograr disminuir cada vez más las cifras que indican que en Medellín no se cumplen las normas de tránsito y que es una ciudad de transeúntes con gran irresponsabilidad social.


Así mismo, sería conveniente “hacer más operativos de control, especialmente los fines de semana, que los jóvenes salen a rumbear y a manejar carros bajo los efectos del alcohol, porque a ellos les duele es la plata, a veces las campañas publicitarias no les llega mucho”, dice Manuel García, propietario de un vehículo particular, quien a sido infractor de las normas de tránsito y no ha sido conciente  de entregar las llaves a la hora de conducir bajo los efectos del alcohol.

 

Y… cuánto vale un comparendo con alcoholemia

 

La Dra. Gloria Zapata Inspectora de Apoyo al Sistema Penal Acusatorio, del transito, asegura que “la infracción codificada en el comparendo como el código 078 que corresponde a embriaguez vale 433.700 pesos, pagados dentro de los tres días siguientes al momento de la infracción, y si no los pagan dentro de los tres días tendrían un aumento de un 25% lo, que equivaldría a 510.000 pesos”.

 

Principales víctimas

 

Según informes del documento “accidentalidad vial, otra violencia” de la revista Observar, “los peatones son las principales víctimas como muertos y los motociclistas como heridos; las mujeres representan el 33% de las víctimas totales, y en su mayoría sufren en la condición de pasajeros; el grupo etáreo que más muertos pone es el de mayores de 59 años y el de más heridos son los jóvenes (entre 15 y 24 años); los días de mayor accidentalidad son, en su orden, viernes, sábado y jueves. Hay más accidentes de día que de noche y las horas más peligrosas son de doce a una de la tarde y de dos de la tarde a siete de la noche”.

 

Que piensa el gobierno nacional

 

“Según el gobierno nacional cada dos minutos hay un accidente, un herido cada 10 minutos y un muerto cada 81 minutos”, asevera la revista Observar, quien además confirma que “los accidentes de transito son la segunda causa de muerte violenta en Colombia y superan la cifra de homicidios producidos directamente por el conflicto armado interno”.

 

El sociólogo Luís Hernando Gómez cree que en Medellín “el rey es el carro, porque la ciudad se a diseñado para él, entonces se habla de que tiene que ser la vía muy amplia porque éste es muy importante, el centro de la ciudad es solamente para el carro”.

 

 

Se impone la Ley

 

Liliana María Lenys, abogada de la Universidad da Antioquia, asegura que “cuando hay un accidente de tránsito y hay lesionados, ya no es solamente el parte que puede emitir un ente administrativo como lo es el transito, sino que existe en el código penal una sanción que se llama lesiones personales culposas o puede existir homicidio culposo en el evento que la persona que fue lesionada se muera, por el mismo golpe o instantáneamente”.

 

Además, “si hay embriaguez en un accidente de tránsito y hay lesionados o hay muertos existen las lesiones personales culposas y el homicidio culposo. Con la ley 906, que es de tipo oral, le llevan un proceso, le pueden quitar la licencia de por vida y además dentro del proceso se aplica el incidente de reparación integral donde la víctima lesionada o los familiares de una persona que murió, pueden entrar al proceso para reclamar los daños”, confirma la abogada.

 

 

Se evidencia que en la ciudad de Medellín falta cultura y educación para que los ciudadanos se concienticen del daño que causan y se causan a raíz del consumo de bebidas alcohólicas sin medida, y la conducción de vehículos bajo los efectos de las mismas. Sin embargo, las campañas perpetúan y los operativos continúan, aunque los accidentes de tránsito con embriaguez continúen siendo una problemática social para la ciudad.

Contact

Natalia Alvarez

natalialvarez2006@hotmail.com

calle 103 D #74- 34

3152672291

Search site

Poll

¿CREE USTED QUE EL ATLÉTICO NACIONAL ES EL MEJOR EQUIPO DEL FÚTBOL PROFESIONAL COLOMBIANO?

2008 Todos los derechos reservados. Medellín - Colombia

Create a free websiteWebnode